World

Ataques, rumores y acusaciones en una contienda muy reñida por la presidencia

Los dos candidatos que compiten para ser el próximo presidente de Colombia —Gustavo Petro, un izquierdista y ex insurgente, y Rodolfo Hernández, un próspero empresario— no son conocidos por andarse con rodeos.

Petro, senador veterano, ha ascendido en las filas políticas como una voz agresiva que arremete contra la derecha y la élite gobernante. Hernández ha ganado impulso rápidamente gracias a su forma de hablar sin tapujos y sus populares videos de TikTok.

Sin embargo, las encuestas muestran que la carrera está muy reñida y los candidatos se han embarcado en una intensa campaña de ataques personales, rumores y acusaciones, también han fomentado las controversias para obtener beneficios políticos.

Los colombianos “tenemos una historia de polarización, pero en esta última etapa de la campaña se ha agudizado y se ha ensuciado aún más”, dijo Daniel García-Peña, analista político.

Petro ha sido criticado desde hace mucho tiempo por su pertenencia al grupo guerrillero M-19 y por algunos de sus tropiezos como alcalde de Bogotá.

Un escándalo más reciente que ha llamado la atención es el de los videos grabados subrepticiamente a principios de las elecciones presidenciales y filtrados a los medios de comunicación en los que se ve a miembros de la campaña de Petro discutiendo cómo desprestigiar a sus oponentes.

Nunca se oye a Petro hablar en la cámara y no se menciona a Hernández, que en aquel momento no se consideraba un competidor serio.

Sin embargo, Hernández, que estaba en Miami cuando se difundieron los videos, los mencionó al declarar que temía por su seguridad y que no regresaría a Colombia hasta después de la votación.

“Ayer se hicieron públicos unos videos donde Petro y los politiqueros que lo rodean demuestran que son una banda criminal”, dijo. “En este momento tengo la certeza de que mi vida está en riesgo. Es claro que podemos esperar cualquier cosa, hasta lo más grave”.

Sin embargo, regresó a Colombia unos días después.

Petro afirmó que los videos grabados en secreto eran ilegales y en Twitter dijo que si se descubría que había cometido un solo delito estaba “dispuesto a renunciar a mi campaña”.

Gustavo Petro en Cartagena el mes pasado en un acto de proselitismoCredit…Federico Rios para The New York Times

Por su parte, Hernández ha sido cuestionado por promover un mensaje anticorrupción al mismo tiempo que está acusado de cargos de corrupción política relacionados con su etapa como alcalde de Bucaramanga, una ciudad al norte de Bogotá.

Se acusa a Hernández de haber presionado a funcionarios públicos para que adjudicaran un lucrativo contrato a una empresa en particular que proporcionaría un beneficio económico a su hijo.

Hernández, cuyo juicio está previsto que comience el 21 de julio, ha proclamado su inocencia. “No me robé nada”, dijo al Times.

Petro ha utilizado el caso para responder a Hernández, quien lo acusó de haber dirigido un gobierno corrupto cuando fue alcalde de Bogotá. “Ninguna investigación penal contra mí prosperó”, dijo Petro en Twitter. “Es usted el que está en manos de los jueces, imputado por cargos de corrupción”.

La andanada de acusaciones y controversias que se arremolinan en torno a las elecciones podría erosionar aún más la fe de los votantes en el gobierno, dijo García-Peña.

Una encuesta realizada en mayo por el diario español El País mostró que solo el 17 por ciento de los colombianos se declaraba satisfecho con el estado de la democracia en su país.

“Es un periodo turbulento, un periodo complicado”, dijo García-Peña, “donde estos niveles de agresión que han caracterizado la campaña, pues seguramente van a continuar en el próximo gobierno”.

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Back to top button